lunes, 13 de septiembre de 2010

La esposa creyente de Stephen Hawking: la mano de Dios en su vida

Sobre algunas de las afirmaciones del próximo libro de Stephen Hawking ya se ha dicho y escrito demasiado. Pero siguiendo con el físico británico, quiero desviar un poco la atención de las hipótesis descabelladas a un interesante artículo publicado –nada menos– por el periódico español El Mundo (cf. 05.09.2010) sobre la huella de Dios en la vida de este ateo.
El artículo inicia señalando el ambiente de increencia en el que nació Hawking: Frank Hawking, el padre, era un médico ateo que se casó con una mujer atea, Isabel, quien estuvo íntimamente vinculada al partido comunista. Stephen y sus dos hermanas crecieron en ese ambiente. Lecturas como Por qué no soy cristiano, de Bertrand Rusell, fueron libros de cabecera del joven –y entonces sano– Stephen Hawking.

Stephen conoció a Jane Wilde en 1962 y con ella se casó en 1965, justo cuando las primeras manifestaciones de la esclerosis lateral amiotrófica comenzaron a manifestarse (en 1963 le dijeron que lograría vivir apenas dos años más). Para ese momento Hawking era un aficionado a las tragedias de Wagner. ¿Qué fue lo que le dio las fuerzas y motivaciones para no suicidarse?
“Sin mi fe en Dios jamás hubiera podido vivir en esta situación y no hubiera podido casarme con Stephen, porque no hubiera tenido el optimismo que necesitaba para enfrentarme con este desafío”, reveló Jane Wilde sobre ese periodo de la vida de ambos.

En 1991 Stephen y Jane se divorciaron. Aquella etapa superada de la vida del joven Hawking, la que le permitió sacar su doctorado, ocupar la cátedra de física en la universidad de Cambridge, escribir sus libros, “encontrarle” un sentido y vislumbrar un futuro a su vida, a hacerla menos difícil, fue gracias a la paciencia, comprensión y aliento de una mujer de fe. Cosas que pasan.
  1. La gravedad es una fuerza inagotable reproductora de energía que se transforma luego en materia y que a la vez regenera más energía.
    La gravedad es el motor de la reproducción del Universo.
    El científico británico Stephen Hawking ya empieza a vislumbrar esa extraordinaria facultad que posee la gravedad, al afirmar en su nuevo libro, 'The Grand Design' o 'Magnífico Diseño', que Dios no fue el creador del Universo, que la creación fue una "consecuencia inevitable" de las leyes de la Física. También afirma Hawking: "Porque existe una ley como la gravedad, el Universo puede y podría crearse por sí mismo…"
    Esto quiere decir, ni más ni menos, que HAWKING comienza a darnos la razón: La materia se crea, la materia se reproduce, por lo tanto NO ES VÁLIDO el Principio de Conservación de la Energía
    Aunque Hawking está equivocado porque cree que el universo se creo de la nada. La gravedad no ORIGINÓ al Universo sino que lo hace crecer. Lo correcto es afirmar que la gravedad reproduce al Universo que siempre ha existido, porque la gravedad no pudo haber existido antes de que existiera la materia-energía.
    La gravedad es el principio acrecentador del TODO.
    Algunos, pecando por ligereza, afirman que la gravedad no crea esas energías a las que nos hemos referido en este artículo, y plantean que: “es la energía gravitatoria la que se transforma en esas otras energías.” A ellos, muy respetuosamente les aclaramos que la supuesta energía absoluta de la gravedad NO EXISTE, lo que existe es la relativa energía potencial gravitatoria, que es la que adquieren los cuerpos cuando son atraídos por la gravedad y que además pueden moverse para realizar un trabajo, si no se pueden desplazar no pueden realizar trabajo por lo tanto no tienen energía real.
    La gravedad sola, por si misma no tiene energía, La gravedad No es energía, la gravedad es una aceleración (g) que aplicada a un cuerpo con masa (m) que puede desplazarse una distancia (h), entre los tres componentes, crean la energía potencial gravitatoria: Ep=m.g.h.
    Estas opiniones hacen parte de La Nueva teoría sobre el Universo. Si te interesa el libro solicítamelo y te lo envío como obsequio.
    martinjaramilloperez@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Cuando los físicos e meten a metafísica, la verdad es que son bastante torpes.
    De la nada, nada procede. Y lo que es contigente es decir que puede o no puede existir, como la materia, que obviamente no tiene en si misma la causa de su existencia, tiene su razón de ser o la causa de su existencia fuera de sí, a esa causa que da el existir, que llama de la nada al ser le llamamos Dios.
    Lo contingente exige lo necesario. Como lo contingente de hecho existe, pero es contingente porque podría no existir, lo cual implica que su explicación, razón de ser o más precisamente causa eficiente en el orden del ser está fuera de sí, en fin, a ese a este Principio sin principio, pues es el mismo ser subsistente y no contingente le llamamos Dios.

    ResponderEliminar
  3. Aun si lo que este hombre sabio en su propia opinion dice fuese cierto..... surgiria una pregunta... quien creo la gravedad??? No se puede negar la existencia de Dios.... SI razonamos ke torpe es pensar ke seres tan complejos komo nosotros nos krearamos de la nada... la biblia dice que el que no cree a la verdad le tocara creer ala mentira.... que triste que preferimos creer en teorias ilogicas como esta... que en la existencia de Dios... muchos dicen que no hay pruebas de la existencia de Dios pero de lo que este varon dice si hay pruebas??????

    ResponderEliminar
  4. pobre Hawking tanta ciencia y no se da cuenta de que Dios existe

    ResponderEliminar
  5. Dios nos da la fe para avanzar, pero la ciencia nos otorga el futuro en el que viviremos, porqué la fe en la ciencia existe tan o más fuerte que la fe en la religión. La ciencia no ha comprovado la vericidad de la religión, pero si otros muchos avances mil veces más inalcanzables que este 'ser superior' a mi entender. Uniendo la fe, el sentido común y la razón lógica que posee cada uno de nosotros, encontraremos respuestas a nuestros fines antes y de forma que todos las podamos aceptar.

    ResponderEliminar

Los comentarios serán publicados después de una validación manual por parte del administrador del blog. Puede ser que esto haga demorar brevemente la publicación del comentario. Este blog no acepta comentarios insultantes, obscenos, difamaciones o textos no relacionados con el tema de los contenidos. Al ser un blog católico, tampoco admite comentarios contra el Magisterio de la Iglesia. En caso de contener enlaces a portales de dudosa reputación, nos reservamos el derecho de no publicar eventuales post. Conviene poner siempre el nombre de la persona que escribe y el país de procedencia. De ser posible, también el mail (si bien esto último no es estrictamente necesario). Los comentarios anónimos, sobre todo en materia que precisa responsabilidad, no pasan.

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search